Para ayudar a una persona con ansiedad, en primer lugar, es necesaria mucha empatía y escucha activa (aquella que permite atender a lo que la otra persona dice sin juzgar, haciéndola sentir que la comprendes).

Ten en cuenta que la persona con ansiedad probablemente sienta que está sola, que nadie la entiende y que no va a poder superar todo lo que le está pasando, por lo que es muy importante que tenga la sensación de que alguien está ahí para darle apoyo y ayudar, sin sentirse juzgado/a.

Puede que ni siquiera se entienda a sí misma y es posible que sienta vergüenza de lo que le pasa y tenga miedo de contárselo a alguien o buscar tratamiento.

No hay que subestimar la ansiedad, ni sus efectos sobre la persona. No es solo nerviosismo, ni inquietud, ni tampoco es por falta de voluntad: la ansiedad puede llegar a ser muy intensa, provocando mucho malestar y siendo difícil de soportar.

Recomendaciones para ayudar a una persona con ansiedad

Si eres familiar, amigo o pareja, y estás leyendo estas líneas, lo más probable es que tengas un papel importante en su vida. Para que tengas una guía de como ayudar a una persona con ansiedad, aquí te dejamos una serie de recomendaciones que te permitirán darle tu apoyo en el proceso de cambio y manejo de la ansiedad (1):

1. Como decíamos en el apartado anterior, es fundamental que escuches a la persona sin juzgar, mostrándole con tu lenguaje tanto verbal y no verbal (asintiendo con la cabeza, por ejemplo) que la estás escuchando y comprendiendo. La ansiedad y sus síntomas son relevantes, no les quites importancia ni trivialices lo que le está ocurriendo.

2. Evita expresiones como «eso no es nada», «si no pasa nada», «eso es solo que estás nervioso/a», «es solo ansiedad» o «hay cosas peores en el mundo». De esa manera estás rebajando lo que le sucede. Acepta y normaliza la ansiedad. Todos en algún momento la podemos sentir.

3. Infórmate sobre la ansiedad y sus tratamientos. Esto puede ayudarte a comprender mejor qué es y qué se puede hacer ante ella.

4. Si está realizando tratamiento psicológico, acompáñale si lo desea al centro de salud (médico, psicológico, etc.). Comparte tiempo con él o ella para que se sienta apoyado y acompañado.

5. Motívale para que realice actividades que le gusten, que sean agradables para él o ella.

6. Anímale a afrontar sus miedos, con tu apoyo y fuerza, siempre que esté dispuesto a hacerlo, sin presión ni obligación.

7. Si no está realizando un tratamiento, motívale a buscar ayuda que le permita aprender a gestionar la ansiedad y reducirla mediante tratamiento psicológico (el más eficaz es el cognitivo-conductual).

¿Cómo le ayudo si tiene crisis de ansiedad?

Si la persona se preocupa por tener crisis de ansiedad, puedes mencionarle estas estrategias básicas que le permitirán tener una primera información para empezar a controlar la ansiedad.

Sería conveniente que recibiera tratamiento si la ansiedad está limitando su vida, el malestar es muy intenso o su estado de ánimo es bajo. Estas estrategias no lo pueden sustituir y es necesario buscar ayuda adecuada.

En primer lugar, puedes proporcionarle información tranquilizadora. Muchas veces existen temores infundados, basados en el miedo a las sensaciones físicas que provoca la ansiedad. Esos miedos pueden ir desde el temor a tener un infarto o derrame cerebral hasta perder el control o volverse «loco».

La respuesta a todos estos miedos es que no, no puede dar un infarto por ansiedad, tampoco puede provocar un derrame ni hace perder el control. Sí que es conveniente, en las primeras veces que aparece una crisis de ansiedad, acudir al médico para que descarte algún problema físico. Una vez descartado, la persona debe empezar a concienciarse de que la ansiedad es un mecanismo normal del cuerpo, no dañina para el organismo aunque pueda llevar a ese sufrimiento.

Estrategias básicas para reducir las crisis de ansiedad (2)

1. Habla en un tono bajo y despacio, sin forzar la respiración. Cuando uno se pone nervioso empieza a hablar más rápido y más alto, algo que puede repercutir en que sientas más ansiedad.

2. Hay algunas bebidas que pueden estimular, como el café, provocando cierta activación corporal, lo que puede desencadenar una crisis. Es mejor reducir su consumo si aumentan la ansiedad.

3. Duerme el tiempo suficiente, ya que si duermes menos de lo recomendable te sentirás más irritado y estresado, lo que facilita la aparición de la ansiedad.

4. Muévete, practica ejercicio físico. Es beneficioso para el estrés y permite que se reduzca la posibilidad de que se desencadenen crisis.

5. Establece un tiempo para tus aficiones, para relacionarte con tus amigos y familia. Equilibra tu tiempo y organízalo bien. Valora lo que es importante para ti.

6. Reduce el consumo de azúcar, sobretodo alimentos y refrescos con alta concentración, ya que en personas sensibles al descenso de los niveles en sangre puede provocar crisis de ansiedad.

7. Come despacio, con tranquilidad. Si lo haces rápido, facilitas la hiperventilación.

Estas estrategias o recomendaciones son básicas y son el primer paso para más adelante aprender a afrontar la ansiedad. Para poder mejorar la ansiedad es necesario seguir un tratamiento llevado a cabo por un psicólogo.

Aunque existen multitud de libros que pueden proporcionar más información sobre cómo afrontarla (encontrarás uno en las referencias), es importante que le transmitas que los libros pueden ser un complemento al tratamiento, pero nunca lo pueden sustituir.

Referencias

1. Aprendiendo a conocer y manejar la ansiedad – GuíaSalud. (2008).

2. Moreno, P., & Martín, J. (2008). Dominar las crisis de ansiedad. Bilbao: Desclée de Brouwer.

Si necesitas más información sobre ansiedad, puedes encontrarla en la guía Aprendiendo a manejar la ansiedad del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Te animo a compartir si te ha gustado este artículo sobre cómo ayudar a una persona con ansiedad.

This Area is Widget-Ready

You can place here any widget you want!

You can also display any layout saved in Divi Library.

Let’s try with contact form:

Abrir chat